Virtualización i consolidación de sistemas

Virtualización i consolidación de sistemas

Los entornos virtualizados se erigen hoy en día como la principal tecnología para el correcto desarrollo de las infraestructuras de sistemas, ya que permiten aumentar de forma óptima el rendimiento, la fiabilidad y la eficiencia, a la par que disminuyen sustancialmente los costos de implementación y administración.

Mediante el uso de las diversas tecnologías de virtualización existentes, simplificará enormemente la gestión de toda su infraestructura de IT, a la vez que la hace más dinámica y flexible.

Características y ventajas principales de la virtualización

Las tecnologías virtualización ayudan a reducir fuertemente los costos globales de la infraestructura a través de la consolidación de servidores y la reducción de los gastos operativos mediante la automatización, a la vez que rebaja a mínimos la pérdida de ingresos por la reducción de los tiempos necesarios de inactividad debidos a tareas planificadas o de administración.

La virtualización dispone de un conjunto de tecnologías que combinadas, permiten realizar las más complejas tareas de mantenimiento y operaciones incluso de forma automatizada y disponer de una eficaz dinámica para la gestión de toda la infraestructura, permitiéndole aumentar aún más la mejora en la prestación de todos los servicios alojados, mejorar la eficiencia operativa, y asegurar más fácilmente el cumplimiento de los objetivos de servicio y SLA que su organización tenga establecidos. Además, podrá reducir sustancialmente el riesgo de sufrir indisponibilidades debidas a las tareas de administración de los sistemas y de las operaciones de gestión de los recursos que sean necesarias.

La virtualización dotará a su organización de una capacidad permanente para introducir innovaciones siempre que las necesite y sin que sean necesarias realizar interrupciones del servicio, así como de disponer de la posibilidad de realizar aprovisionamientos tanto para nuevas aplicaciones y/o actualizaciones de las ya existentes, como para nuevas infraestructuras de servicios, y de una forma casi inmediata.

Con la virtualización se obtienen, entre otros, los siguientes beneficios:

  • Reducir los costos para la adquisición de hardware e incrementar la eficiencia energética ya que habitualmente se requiere mucho menos hardware para ejecutar la plataforma debido a la consolidación de servidores.
  • Implantar sistemas que permitan aumentar la continuidad de los servicios a través de mejores soluciones de recuperación de desastres y de sistemas que son capaces de proporcionar incluso soluciones completas de Alta Disponibilidad aplicables globalmente a todo su centro de datos.
  • Con la virtualización de sus aplicaciones empresariales, y que puede incluir prácticamente cualquiera de los aplicativos de gama empresarial más reconocidos, como Oracle , Exchange , SQL Server , SharePoint, SAP, etc…, podrá obtener un incremento de sus rendimientos a la vez que mejora el nivel de su SLA.

Podrá utilizar avanzadas herramientas basadas en políticas para la automatización de la gestión, lo que le permitirá asegurar más fácilmente el cumplimiento de objetivos y realizar complejas operaciones de mantenimiento de infraestructura a través de simples operaciones.

Tecnologías de virtualización y ámbito de aplicación

Las soluciones de virtualización son la base de los servicios de cloud, permitiendo ya sea en forma de cloud privado, híbrido o público, alcanzar unos niveles de aprovisionamiento, disponibilidad, y escalabilidad prácticamente ilimitados y para todos los servicios que se proporcionan desde el datacenter, brindando así a todas las empresas unas posibilidades inimaginables hasta la fecha para obtener una gestión altamente eficiente y confiable de todos sus recursos críticos de TI, a la vez que se cubren todas las necesidades de infraestructura de su organización.

Las soluciones basadas en virtualización permiten realizar implementaciones de infraestructura globales, cubriendo con extrema solvencia cualquiera de las necesidades que suelen darse en los entornos corporativos más habituales, ya sea en el núcleo del datacenter y extendiéndose hasta los propios puestos de trabajo de los usuarios, mediante el uso de las tecnologías como VDI o App-V.

Otras tecnologías complementarias de virtualización como la “App-V” (Virtualización de Aplicaciones), le permitirán disponer de un sistema global y centralizado para la distribución y ejecución de todas sus aplicaciones corporativas, a la vez que proporcionan un aislamiento que actúa a modo de “burbuja” entre las aplicaciones y su entorno, evitando que se produzca cualquier tipo de interferencia entre la instancia que se ejecuta de la aplicación y el sistema concreto donde esta se ejecute.

Esta técnica permite que las aplicaciones dispongan de su propio entorno y personalizado a sus necesidades, separado del resto de ejecuciones del sistema y con la posibilidad de realizar aprovisionamientos (instalaciones) bajo demanda, evitando que las aplicaciones tengan incompatibilidades, interferencias, acaparación de recursos, etc… y además se facilita enormemente la construcción y uso de una plataforma común (hardware+ sistema operativo y el Framework general para ejecución de aplicaciones) a la vez que se añade la posibilidad de realizar el auto aprovisionamiento por los usuarios en función de sus necesidades.

Sirvan de ejemplo VMWare ThinApp y Microsoft Softgrid, que implementan de forma muy eficiente la tecnología de virtualización de aplicaciones, permitiéndonos que toda nuestra infraestructura se dote de las ventajas de la App-V.

Cuando el usuario arranca una aplicación virtualizada, esta se ejecutará en una burbuja (SystemGuard™), que la aísla tanto del sistema operativo como del resto de aplicaciones. Si el usuario modifica los parámetros de configuración de la aplicación, los cambios se guardan en el perfil de ese usuario, de forma que la siguiente vez que acceda a la aplicación lo hará con su configuración personalizada.

Cuando termina una sesión de SoftGrid, la configuración y el perfil del usuario se cachean en el equipo local, con lo que se dispone de acceso inmediato a la configuración, con escaso impacto sobre el ancho de banda Virtualización de Aplicaciones.

Aun en el caso de caída de la red o de que el usuario se desconecte, los usuarios disponen de acceso permanente ya que el código que SoftGrid envía al ordenador del usuario posibilita la ejecución en local de las aplicaciones con todas sus funcionalidades, independientemente de si está conectado a la red o no, y de si el servidor SoftGrid está o no disponible.

En Taemsa estamos altamente especializados en la implementación de las ultimas tecnologías de virtualización, realizando implantaciones basadas en la ultima tecnología desarrollada por los más reputados fabricantes de orden mundial, como Microsoft Hyper-V, Vmware, Citrix, o Xen, pudiendo así garantizar los mejores resultados y adaptabilidad a cualquier tipo de entorno y necesidades empresariales que se nos planteen.  

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top